TARTA DE RICOTA

(Para una tarta mediana)​

Ingredientes:

Para la masa:

  • 340 g de premezcla universal para presentaciones dulces Celidarina

  • 160 g de manteca

  • 125 g de azúcar

  • 1 huevo

  • 1 yema (la clara la guardamos para el relleno)

  • Esencia de vainilla

  • Ralladura de 1/2 limón

Para el relleno:

  • 400 g de ricota

  • 170 g de queso crema

  • 125 g de azúcar

  • 2 huevos

  • 1 clara (la que apartamos antes)

  • Ralladura de 1 limón

Preparación:

Para la masa:

Colocar en un boul la manteca pomada junto con el azúcar y mezclar hasta cremar. Podés hacerlo con batidora eléctrica o con batidor/tenedor. Luego agregar el huevo, la yema, la ralladura y la esencia de vainilla y seguir mezclando hasta incorporar bien.

Volcar la preparación sobre la premezcla y con ayuda de un cornet o espátula ir mezclando de a poco, sin introducir las manos al principio, ya que es una masa bastante pegajosa. Cuando hayas incorporado todo, envolver la masa en papel film y llevar a la heladera por lo menos media hora. Podés dejarla hasta 2 días en la heladera.

Para el relleno:

El relleno lo vamos a preparar antes de sacar la masa de la heladera.

Colocar la ricota y el queso en un boul, luego el azúcar, los huevos, la clara, la ralladura y mezclar todos los ingredientes sin batir, solo incorporar, hasta obtener una mezcla líquida uniforme.

Armado de la tarta:

Retirar la masa de la heladera y dejar templar unos instantes, debe estar fría, pero no dura. Cortar 2/3 de masa y estirarla entre 2 papeles. Puede ser papel film o papel manteca. Esto nos va a ayudar mucho ya que es una masa no tan fácil de manipular por la cantidad de manteca. Solo debes colocar un papel un poco más grande que el tamaño final de la tapa de la trata, luego la masa y por encima otro papel y comenzar a estirar con un palo de amasar.

Colocar la masa estirada sobre un molde para tarta mediano (mejor si es desmontable), luego colocar el relleno y hacer lo mismo con el resto de la masa para colocar la otra tapa de la tarta.

Llevar al horno precalentado a 180°C durante aproximadamente 50 minutos.

Retirar, dejar enfriar, desmoldar y colocar azúcar impalpable por encima.